“Hacemos un llamado a los cristianos de todo el continente y iglesias de todo el mundo convocan un culto especial para pensar sobre los efectos de la crisis de los refugiados que afecta a millones de personas. La iniciativa reúne materiales que puedan ayudar a informar sobre la situación, reflexionar sobre qué dice la Biblia sobre los migrantes, y presentar motivos específicos de oración, ya sea para el domingo 19 o para el siguiente, 26 de junio. “Hacemos un llamado a los cristianos de todo el continente a orar por los que buscan refugio en Europa –dice la Alianza Evangélica Europea en un comunicado-. Estamos viendo desesperación e intranquilidad, pero también a Dios trabajando a través de la iglesia”.

El Domingo Mundial de los Refugiados es una iniciativa que se puso en marcha en 2006. “Es una oportunidad para que las iglesias locales puedan mostrar su preocupación por el bienestar y la protección de las personas desplazadas”, explica Refugee Highway Partnership.

La fecha se elige por cercanía al Día mundial del Refugiado, que la ONU ha designado el 20 de junio.

RECURSOS Se anima a que las iglesias puedan dar difusión a este día, y aprovechar el culto dominical para enfatizar la preocupación de Dios por los refugiados. Entre los recursos, la Alianza Evangélica Europea nos convocó  en el que se ofrece información y el ministerio capellania se anima a todos los países de estar en  oración.refugiado

Asimismo se recomienda que la predicación pueda hacerse en base a algún texto que se relacione con la crisis de refugiados. Se sugiere textos como Génesis 21:8-21 (Los tres visitantes); Génesis 28:10-17 (El sueño de Jacob en Betel); Éxodo 23:1-9 (Leyes de justicia y misericordia); Rut 1:16-22 (Rut y Noemí dejan Moab y llegan a Belén); o Salmos 137 (Lamento de los exiliados que fueron llevados a Babilonia).

Se  ha propuestos tres temas principales de oración.

Centrado en “los refugiados y los migrantes”, se sugiere orar por “la protección contra los peligros del viaje”,

por “el cuidado compasivo de las necesidades inmediatas y el tratamiento justo de acuerdo con las normas internacionales

” “Oremos especialmente para los niños perdidos, por la reconstrucción de la vida, por la curación de las mentes traumatizadas, por la oportunidad de construir amistades y para que se integren bien”.

En cuanto a la sociedad,

animamos a “orar para que nuestros políticos, servicios sociales y servicios de seguridad sean sabios, justos y compasivos al equilibrar los muchos retos que implica”.

Asimismo para que “una mejor cooperación internacional pueda ayudar a los refugiados y prevenir las situaciones desesperadas que hacen que las personas necesiten marcharse de sus países”. Finalmente, en cuanto a la iglesia y los refugiados, se anima a orar

“por un espíritu de generosidad en las iglesias locales y que, en medio de todos estos desafíos, la generosidad abunde”.

Se enfatiza orar “por todos los refugiados cristianos y los muchos nuevos conversos”.